Alimentos de otoño con el sabor de Fragata

Las estaciones no cambian súbitamente de un día para otro, pero desde el pasado 23 de septiembre estamos oficialmente en otoño y ha llegado el momento de abrazar sus deliciosos productos de temporada. Toca despedirse del melón y la sandía, pero los alimentos de otoño no tienen nada que envidiarle al verano. Vente con nosotros al mercado y déjate seducir por la riqueza de sabores y beneficios que tienen los productos otoñales. ¡Te sorprenderá la enorme variedad!

Verduras, hortalizas, frutas y setas para un otoño reconfortante

Siempre decimos que la naturaleza es sabia, y con los alimentos de otoño nos lo vuelve a demostrar.  Son días en los que nos vamos preparando para el frío invernal, bajan las temperaturas, los días se hacen cada vez más cortos y empiezan los primeros resfriados. Para hacerle frente a todo el cuerpo necesitamos buenos nutrientes que encontramos fácilmente en los productos de estación, que además son ideales para disfrutar en la cocina más otoñal.

Son días en los que por fin apetece escuchar el chup-chup de la olla para recuperar esos platos de cuchara tan reconfortantes y nutritivos. Los gazpachos y sopas frías dan paso a guisos, estofados, sopas y cremas calentitas de todos los colores, cargadas de vitaminas. Con el frío volvemos a encender el horno con ganas; son días de asar verduras y de hornear bizcochos, panes y dulces cargados de especias y frutos secos. ¿Quién teme a la lluvia cuando nos espera un suculento pastel de manzana recién hecho?

Y precisamente esas lluvias permiten que campos y bosques luzcan en todo su esplendor, con el espectáculo de las hojas de colores que poco a poco van cayendo y nos regalan las deliciosas setas y castañas que podemos ir a recoger en un bonito paseo.

Los mejores alimentos de otoño para llenar tu despensa

Para que no se te escape la temporada sin aprovechar al máximo los productos de otoño, aquí tienes una selección de los mejores alimentos de temporada para disfrutar en casa.

  • Calabaza. Muy baja en calorías, rica en fibra, vitaminas y minerales, destaca por su contenido en carotenos, ideal para cuidar la piel y protegernos de agentes externos. De sabor dulzón, es perfecta para cocinar todo tipo de platos salados y dulces, deliciosa en cremas y también asada o cocida.
  • Boniato o batata. Hortaliza muy nutritiva que aporta buenas dosis de energía sin resultar pesada, además posee muchos antioxidantes y proteínas vegetales, es muy saciante y versátil a la hora de cocinar con ella.
  • Coles. Lombarda, coliflor, coles de Bruselas, brócoli, repollo, berza... Hay tanta variedad que seguro que encuentras tu col favorita. Apenas tienen calorías pero aportan mucha saciedad y concentran una gran cantidad de nutrientes, vitaminas antioxidantes y proteínas vegetales. ¿Sabías que también se pueden comer crudas? Pruébalas salteadas o asadas dejándolas crujientes y aprovecharás mejor sus propiedades.
  • Tubérculos. Zanahoria, nabo, remolacha, chirivía, colinabo... son verduras que crecen bajo la tierra como las patatas, pero resultan mucho más ligeras y menos calóricas. Son hidratantes y ligeramente dulces, buena fuente de vitaminas y minerales esenciales como magnesio, potasio o fósforo.
  • Espinacas y acelgas. Ahora están en su mejor momento y podemos disfrutarlas frescas para aprovechar al máximo sus propiedades. Son muy ligeras, ricas en agua y fibra y una gran fuente de minerales vegetales como hierro y calcio, además de carotenos y vitaminas del grupo B.
  • Cítricos. Arranca la larga temporada de frutas cítricas con las deliciosas naranjas, mandarinas, pomelos, limas y limones. Con pocas calorías, son frutas muy hidratantes con una gran cantidad de fibra, sobre todo si se comen enteras. Además son fuente esencial de carotenos y otras vitaminas que nos preparan para resistir enfermedades típicas del frío, y también poseen mucho ácido fólico y minerales como calcio.
  • Caqui y persimón. Esta fruta concentra gran cantidad de nutrientes y es una buena fuente de energía que puede ayudar a cuidar la salud cardiovascular y la hipertensión. Además contiene antioxidantes y un alto nivel de potasio, calcio y hierro, es muy saciante y se puede comer al natural con la piel, o usar para preparar salsas, bizcochos y compotas.
  • Manzanas y peras. El otoño es la mejor época para degustar estas frutas tan populares. Las hay de muchas variedades y colores con diferentes matices de sabor. Tienen pocas calorías pero son muy saciantes gracias a la cantidad de agua y fibra que poseen, por lo que se recomienda tomarlas con la piel. Además son excelentes para asar o cocinar todo tipo de dulces y platos salados, pues acompañan de maravilla a carnes y otras verduras.
  • Granada. Se considera un superalimento por concentrar gran cantidad de nutrientes en pequeñas cantidades, especialmente compuestos fenólicos con función antioxidante, y se asocia con propiedades anticancerígenas gracias a los poli fenoles. También tiene poder antioxidante y concentra muchas vitaminas, sin olvidar su delicioso sabor.
  • Uva. La uva de mesa es diurética y depurativa gracias a su gran aporte de agua y fibra, potasio y vitaminas del grupo B. Además contiene sustancias beneficiosas que ayudan a combatir el envejecimiento prematuro, como los antocianos, flavonoides y taninos. Refrescante y dulce, es una gran fuente de energía.
  • Castañas. Es el fruto seco con menos calorías porque no contiene tantas grasas. Destaca por su aporte energético en hidratos de carbono complejos y por ser buena fuente de fibra, minerales y vitaminas. Además tiene compuestos poli fenoles antioxidantes que combaten el estrés y los radicales libres, y es ideal para recargar energías y recuperar el organismo después de hacer actividad física o para el buen funcionamiento cognitivo.
  • Setas. El otoño es la mejor época para degustar las setas silvestres que aparecen sobre todo después de las lluvias. Hay muchísimas variedades con sabores y texturas distintos, pero todas se caracterizan por ser un alimento de pocas calorías pero muy nutritivo. Poseen gran cantidad de proteínas vegetales, vitaminas del grupo B y potasio. Nos ayudan a mantener un buen sistema nervioso y muscular y son estupendas para dar sabor a cualquier plato sin añadir grasas.
  • Membrillo. Destaca por sus propiedades astringentes, su aporte de fibra y minerales esenciales, con pocas calorías.  En crudo resulta algo indigesto, pero es una fruta deliciosa para cocinar postres y platos salados combinado con otras frutas y especias. El dulce de membrillo es un aperitivo o snack delicioso combinado con queso, aceitunas y tostas crujientes.

¿A que ahora no parece tan dura la despedida del verano? Acércate al mercadillo de tu barrio o déjate aconsejar por tu frutero de confianza para llevarte a casa los mejores alimentos de otoño y aprovechar al máximo todas sus propiedades. ¿Cuál es tu producto otoñal favorito?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER
y no te pierdas nuestras promociones

He leído y consiento expresamente al tratamiento de protección de datos en los términos establecidos.