Calabazas para caramelos con tarros de aceitunas - Fragata

El icono por excelencia de la noche de Halloween son las calabazas, y es que, desde principios del mes de octubre, ya comenzamos a ver un montón de ellas por todas partes.

Existe una leyenda que cuenta que hace muchos años una noche de un 31 de Octubre, un irlandés llamado Jack con fama de borracho se topó con el mismísimo diablo en una taberna, y consiguió engañarle ofreciéndole su alma a cambio de un último trago.

Después de muchos tragos, el tacaño de Jack no quería pagar la cuenta, así que convenció al diablo para que se convirtiera en moneda. El diablo así lo hizo, pero Jack se guardó la moneda en el bolsillo junto a una cruz de plata que impidió al diablo recuperar su forma original. Tras usar la moneda varias veces, Jack dejó ir al diablo con la promesa de que no se llevaría su alma al infierno.

Cuando Jack murió,  el alma de Jack viajó al infierno pero el diablo, fiel a su promesa, se negó a dejarle entrar, condenándole a vagar por el mundo para toda la eternidad. Cuando Jack, aterrado, se quejó de que no podía encontrar el camino en la oscuridad, el diablo le arrojó un ascua del infierno para que se iluminara. El ascua quemaba, así que Jack talló una calabaza que llevaba consigo y metió el ascua dentro. Desde entonces su espíritu atormentado vaga por la tierra como Jack O’ Lantern, Jack el de la linterna.

Y ahora que ya conoces la historia, te vamos a enseñar a preparar un tarro de caramelos con forma de calabaza con nuestros tarros de aceitunas Fragata, para que puedas guardar los caramelos dentro. ¿Te vienes a hacerlo con nosotros?

 

Herramientas: 

- Tarro de Mazorquitas en salsa agridulce al curry Fragata

- Cartulinas de colores variados al gusto

- Tapón de corcho

- Tornillo

- Tijeras

- Rotulador

- Pintura en spray naranja y verde

- Martillo y destornillador

 

-Paso a paso:

1. Pintamos el tarro con la pintura en spray naranja a una distancia mínima de 10 cm y la tapadera con la pintura verde. Dejamos ambas piezas secando.

2. Con ayuda del martillo clavamos la punta del tornillo en el centro de la tapadera. 

3. Cortamos la cartulina en forma rectangular y doblamos el rectángulo por la mitad.

4. - Dibujamos la mitad de una hoja en el pliege del rectángulo.

5. Recortamos las dos mitades de forma que al desdoblar tendremos dos caras simétricas. Pegamos las hojitas en el tapón de corcho.

6. Atornillamos el tornillo a través del orificio terminando en el tapón de corcho.

7. Pondremos por último la tapadera sobre el tarro.

8. ¡Y ahora ya puedes guardar todos tus caramelos de Halloween!

9.  Y si quieres darle personalidad a tu tarro termina dibujando unos divertidos ojos y boca con un rotulador negro permanente. 

 

 

Paso a Paso: 

Halloween

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER
y no te pierdas nuestras promociones

He leído y consiento expresamente al tratamiento de protección de datos en los términos establecidos.